25 sept. 2008

Messi, ¿en el centro o en la banda?

Debate apasionante. ¡Hay tantos motivos para defender las dos opciones! Pienso que los mejores futbolistas deben intervenir en el juego cuanto más, mejor. Y donde más se toca el balón es en el centro. Además, si Messi está cerca de la portería hay más oportunidades para forzar una falta (o penalty), dar un pase letal o, directamente, marcar gol. Es cierto que también hay menos espacios, que existen más ayudas defensivas para tapar su juego (dos centrales por detrás y uno o dos medios-centro por delante) y que, en este caso, Messi no puede ayudar ni con el juego aéreo ni colocándose de espaldas a la portería.

El Messi rico tácticamente sacaría los centrales viniendo a recibir al pie para crear un espacio que deberían ocupar, partiendo desde la banda, Eto’o y Henry (¿están para cumplir esta misión?) o incluso Bojan, en un planteamiento similar al que hacía Cruyff con Bakero o Laudrup en el centro y Stoitchkov-Goikoetxea en las bandas. O provocar las llegadas de Xavi e Iniesta (¡cómo ven los pasillos!), Keita o el que sea desde la segunda línea. No me gusta romper la gran pareja Messi-Alves en la banda derecha pero en el centro Messi tiene unos aliados igual de fantásticos (Xavi e Iniesta). La suma de combinaciones con los dos pequeños aumenta las opciones de peligro.

Por otro lado, si llevamos a Messi al centro perdemos algunas virtudes y toda la moral de Eto’o (como Henry). Pep Guardiola, después de sumar y restar, ha decidido alternar, un ratito aquí y otro allí. Mientras, nosotros, seguiremos debatiendo de fútbol. Sólo de fútbol. ¡Bendito momento!

REAL MADRID 7 - SPORTING GIJON 1

De a poco, Real Madrid va entrando en calor y se afirma como uno de los grandes candidatos al título en la Liga española. Con un 7-1 arrollador dejó en el camino a Sporting Gijón, que venía de un 6-1 contra el Barcelona. Gonzalo Higuaín, de gran presente, volvió a marcar para el merengue. El holandés Van der Vaart fue la estrella con tres goles, mientras que Raúl aportó dos y Robben uno.

En la etapa inicial ya tenían el partido cocinado. Van der Vaart aprovechó una asistencia perfecta de Raúl de cabeza para el primer gol del Real. Un rato después, con un taco en el área chica el holandés metió el segundo. Para completar esos 45 minutos perfectos, Higuaín la acomodó de derecha muy lejos de las manos del arquero Sánchez.

En el complemento, Van der Vaart anotó su tercer gol y cerró su cuenta personal. Su compatriota, Robben, sumó el suyo a la goleada. Sporting descontó a través de Mateo y rápido, el merengue le respondió con dos goles más. Llegó el momento de aparecer para Raúl, que agregó el delirio del Bernabéu dos golazos. El técnico Schuster sacó a Higuaín y en su lugar ingresó Saviola.

Otro que está en un buen momento es Atlético de Madrid, que venció 2-1 al Getafe como visitante. En un partido sin mucho brillo del Kun Agüero, se lució el francés Sinama Pongolle, autor del 0-1 y que intervino en la acción que trajo el autogol del 1-2. Para el colchonero estuvo también desde el arranque Maxi Rodríguez y Leo Franco, mientras que para el local jugó el Cata Díaz.

Los otros resultados: Barcelona 3 - Betis 2; Villarreal 2 - Racing de Santander 0; Osasuna 0 - Deportivo La Coruña 0; Sevilla 2 - Espanyol 0. Mañana juegan Málaga-Valencia, Valladolid- Almería; Recreativo – Athletic y Mallorca-Numancia.

Tevez, de vuelta, suplente

La Carling Cup está detrás de la Premier en importancia. Por eso, el DT Alex Ferguson hizo debutar a Ben Amos, Rodrigo Possebon, Rafael Da Silva y al punta Danny Wellbeck, ante el Middlesbrough. Arrancó con Cristiano Ronaldo, en el primer partido de titular del portugués tras su lesión. Tevez fue suplente. Lo extraño es que no se justificaba esa rotación siendo que el domingo el Apache había sido uno de los que se quedó los 90' en el banco, ante el Chelsea.

Carlitos ingresó por media hora en lugar de Ronaldo, le dio un buen pase a Giggs (casi gol) y probó dos veces con peligro, una sobre el final. Los Diablos ganaron 3-1. La metió Ronaldo, igualó Johnson, y Giggs y Nani completaron los goles. Así se clasificó el Manchester a cuarta ronda (es a partido único).

El Arsenal puso suplentes y el mexicano Vela hizo triplete: 6-0 al Sheffield. Emi Insúa fue titular en el Liverpool (Masche, reservado): 2-1 al Crewe. También pasaron el Burnley (1-0 al Fulham), el Stoke (penales al Reading), el Sunderland (penales al Northampton), el Leeds (3-2 al Hartlepool), Watford (1-0 al West Ham) y Swansea (1-0 al Cardiff). Hoy sigue la fecha: Newcastle-Tottenham (ESPN+ a las 22.00, en diferido), Portsmouth-Chelsea, Aston Villa-Queen's Park, Ipswich-Wigan.

INTER 1 - LECCE 0

A puro sufrimiento, Inter consiguió un gran triunfo contra Lecce en el festejo de los 600 partidos de Javier Zanetti con la camiseta azul y negra. Fue 1-0, con un gol salvador de Julio Cruz, quien ingresó en el complemento, a once del final. Con estos tres puntos el equipo de Mourinho es el único puntero de la Liga. Por su parte, Diego Milito anotó dos goles en la victoria por 3-1 de la Génova ante Roma.

El Inter tuvo como titulares a tres argentinos: Zanetti, Burdisso y Cambiasso. A los 27 del segundo tiempo entró Cruz por Chivu, mientras que Crespo no ingresó. El Jardinero, como en las temporadas anteriores, apareció desde el banco para dar una victoria importantísima para quedar como líderes. A un punto lo siguen Lazio (jugaron Carrizo, Ledesma y Zárate) y Atalanta, que vencieron a Fiorentina y Cagliari, respectivamente.

Génova logró su segunda victoria del campeonato, otra vez con la marca goleadora de Diego Milito. Marcó dos en el triunfo por 3-1 contra Roma. En tanto, Napoli, con Germán Denis, derrotó 2-1 a Palermo.

Los otros resultados: Juventus 1 – Catania 1; Chievo Verona 1 – Torino 1; Bolonia 0 – Udinese 3; Siena 0 – Sampdoria 0; Reggina 1 – Milan 2.

Vuelve Abreu luego de tres meses

Después de 94 días, un paso fugaz por el Beitar Jerusalem, una vuelta imprevista y tres prácticas junto a sus nuevos-viejos compañeros, Sebastián Abreu se va a poner otra vez la camiseta número 13 de River por decisión de Diego Simeone, un ferviente defensor de esta Loca causa. Lesionado Falcao, sin goles la apuesta por el paraguayo Salcedo, ahí está el larguirucho uruguayo. Preparado, listo, ya...

--¿Estás ansioso? ¿Te morís de ganas de jugar?

--Estoy con ganas y contento, no ansioso. Contento por esta oportunidad de retomar algo que tenía en mente porque todo sirve de experiencia. Volví antes de Israel, pero no quería quedarme con el "qué hubiera pasaso si...". Fui y acá estoy. Con la ilusión de retomar el nivel general.

Pelo planchado, pantalón largo arremangado, valijita personal, sonrisa a flor de boca al pisar tierra querida, esa Montevideo que lo vio jugar oficialmente por última vez hace dos semanas: fueron 20 minutos, en el Uruguay-Ecuador.

--Ya hablaste con el grupo. ¿Creés que tu llegada servirá para fortalecer?

--Siempre se habla. En momentos buenos y malos. Cuando sale a la luz una reunión es en la adversidad, pero siempre existen. Se hace mea culpa, autocrítica. Este grupo siempre se manejó así y no se perdió en pocos meses.

Referente adentro de la cancha como pivote ofensivo (bastante protestón si la pelota no le llega bien en su anterior etapa) y defensivo. Y fundamental afuera, para volver a unir a un grupo que empezó a tener antiguos quiebres entre grandes y chicos. Para eso también lo quiere y necesita Simeone.

--¿Cuál es tu secreto en el vestuario?

--Es medio complicado que lo diga yo. Me manejo naturalmente. Pero es mejor tener una opinión del que lo percibe o lo recibe.

Todos los compañeros valoran su ascendencia a partir de esas largas charlas post entrenamiento o en las concentraciones.

--¿Y quién te marcó en tu carrera? ¿A quién miraste como ejemplo?

--Gracias a Dios compartí vestuarios y mamé experiencias del Polilla Da Silva, Rubén Sosa, Gutiérrez, Francescoli, Ruggeri, Gorosito, Silas... Fueron mis espejos. Nunca llegaré a sus niveles, pero absorbí todo como esponja para manejarme de manera correcta. No sólo por la alegría en cualquier momento, sino también para temas serios en lo grupal e individual.

Ayer respiró aliviado cuando llegó el transfer y contó sensaciones sobre su nuevo estreno en una charla con radio Mitre.

--¿Qué significa para vos la Sudamericana?

--Es una oportunidad en una competencia que siempre se le hizo esquiva a River. Queremos esta Copa en las vitrinas del club, a eso apuntamos. Primero, a esta eliminatoria, y a intentar mejorar el juego para así tener más chances.

El regreso es sólo para esta competencia. River le pagará 100.000 dólares si finalmente la Sudamericana ingresa a las vitrinas. Y Abreu, el jugador que el Cholo más bancó en River, vuelve al ruedo.

Las dos caras del Barcelona

Ha costado pero al fin el Camp Nou ha visto ganar al Barcelona de Guardiola en Liga. Más allá de los tres puntos, el encuentro ante el Betis fue un compendio de las virtudes y defectos del conjunto azulgrana. Con un gran Iniesta y un Eto'o demoledor, el Barça enamoró a su afición en la primera mitad con un juego que recordó al de la mejor época de Rijkaard. Durante esos minutos fue simplemente imparable, y lo hubiera sido fuera cual fuera el rival que hubiera estado en frente. Pero ese mismo equipo, capaz de tal exhibición, se transformó en la segunda mitad en un grupo indolente, carente de nervio y víctima del descontrol defensivo. Dos caras para un mismo Barcelona que a pesar de todo contentó a su público, un público que preferirá soñar esta noche con una primera parte de fábula.

El Barcelona comenzó a seducir a los suyos desde el saque inicial. El conjunto local, tras la bacanal de Gijón, es otro, se nota a la legua, no tanto por el juego, que ya era bueno antes de esa victoria, sino por su actitud y las sensaciones que desprende. Antes el Barça atacaba siempre, de forma constante, el balón siempre era suyo, pero le faltaba convicción. Era como si a este grupo de jugadores, después de dos años convulsos y la salida de dos de sus mejores jugadores, les faltara creerse que seguían siendo un equipazo. Faltaba el descaro, el atrevimiento y la confianza. Ahora no. Hoy, con sólo acercarse al marco de Casto, daba la sensación de que podía pasar algo.

Y de hecho pasaron muchas cosas. Vimos a un Iniesta convertido en principal canalizador del juego de su equipo durante los primeros veinte minutos. El manchego está intratable. Sus compañeros lo saben y no dudan en buscarle constantemente, y eso que, como siempre, tuvo escasa colaboración de Abidal. En la derecha Messi tardó entrar en juego tanto como Alves en hacer sus primeras apariciones en ataque. El brasileño estaba ante una noche especial, por aquello de su pasado sevillista, y se le vio más enchufado que en otras ocasiones.

El Betis por su parte presentaba un equipo más ofensivo de lo que parecía, con sólo un punta, pero con cuatro centrocampistas de clara vocación ofensiva, entre ellos Emana, una de las sensaciones en el pasado derbi. Los hombres de Chaparro, si lo tenían en mente, desecharon pronto la idea de jugar de igual a igual al Barcelona, no les quedó más remedio con el gran arranque blaugrana, protagonizado sobre todo por Samuel Eto'o. Al camerunés le bastaron 20 minutos para volver a demostrar que los que dudaron de su valor futbolístico se equivocaron de cabo a rabo, y para dejar claro que tras el difícil comienzo de esta temporada está totalmente centrado en lo que ocurre sobre el césped.

El '9' barcelonista alcanzó la nada despreciable cifra de 100 goles en partidos oficiales gracias en parte a su conexión con Leo Messi. Del argentino recibió los dos balones que supondrían los dos tantos que abrirían el marcador, el primero tras una buena acción personal que culminó con un trallazo imparable y el segundo simplemente empujando el balón, en ambas ocasiones ante una floja defensa bética. Tras los tantos el Barcelona se relajó. No había por el momento motivos para forzar la máquina. El Betis ofrecía muy poco a la contra, con un Sergio García desconocido, y para colmo padeció la lesión de Mark González en el minuto 39.

Gudjohnsen, salvador

Todo parecía ir sobre ruedas para el Barcelona, más aún con el cambio de Emana por Damiá. El canterano 'culé' debía ocupar una posición que no era la suya, al igual que Monzón, pero el equipo no se resintió. El Barcelona salió en la segunda mitad extremadamente bajo de revoluciones, falto de la tensión necesaria cuando el marcador parece decidido, algo a lo que ya están acostumbrados en el Camp Nou desde bastante antes de la era Guardiola. Todo esto propició el inesperado despertar el Betis, que dio un primer aviso en una llegada de José Mari. El conjunto local no se dio por aludido, siguió ausente y lo pagó con el empate.

A los 22 minutos de la reanudación el Camp Nou se frotaba los ojos ante lo que estaba ocurriendo. En ese minuto, José Mari superaba con un remate picado a Valdés y ponía las tablas en el marcador. Antes, al cuarto de hora, una falta de Monzón se colaba entre la barrera ante la desesperación y el cabreo de un Valdés que ha encajado al menos un gol en todos los partidos de liga. Demasiado para el Barça. Tras los tantos Guardiola reaccionó dando entrada a Busquets y Gudjohnsen por Keita y Touré. Bojan ya calentaba en la banda pero Pep, una vez más, retrasaba su entrada, que sí se produciría minutos después para remplazar a Eto'o.

No hubo mosqueo, como quedó patente a diez minutos del final, cuando en entrenador y el delantero se fundieron en un abrazo (no demasiado emotivo), para celebrar el tanto de Gudjohnsen que a la postre supuso la primera victoria en casa. El islandés cazó un centro de Alves desde la derecha y tras una parábola inverosímil el balón terminó alojado en el fondo de la portería de Casto.

Al Barcelona le había costado remontar el vuelo. Lo había hecho guiado sobre todo por una gran Messi, al que muchos volverán a criticar de individualistas por algunas jugadas, pero que fue una pesadilla para la zaga verdiblanca y llevó el peso ofensivo de su equipo, moviéndose entre líneas, desbordando y distribuyendo. El juego no era ni de lejos el de la primera mitad pero es que con la mitad de lo ofrecido en ese periodo bastaba para controlar el encuentro de ahí al final.

19 sept. 2008

Hugo Ibarra se desgarró, tendrá para tres semanas out

Sabían que podía pasar. Estaba dentro de las posibilidades. El torneo, el viaje a Barcelona para la Gamper, la Recopa y este partido entre semana podían tener sus consecuencias y el cuerpo técnico lo sabía. Y sucedió: el primero en quedar en el camino fue Hugo Ibarra. El miércoles, apenas jugó 15 minutos. Y lo que en un principio, según el autodiagnóstico del lateral, no era de nada grave, se convirtió en un desgarro con la confirmación de los estudios que se realizó por la mañana.

Si bien se trata de una rotura fibrilar pequeña, el tiempo de rehabilitación que demanda es el mismo: cerca de tres semanas. Sin embargo, lo que alienta a los médicos es que el formoseño tiene por lo general una buena recuperación de las lesiones musculares y por eso no le pondrán plazos. Por lo pronto, lo que es seguro es que el Negro no va a estar en esta seguidilla: faltará con Tigre, Newell's y Godoy Cruz; y seguramente no formará parte de la lista de la Sudamericana (se juega este martes y el 1/10, con un equipo alternativo). ¿Cuándo podría estar de vuelta? La idea que llegue a punto para el superclásico del 19 de octubre. Si su curación marcha de la manera esperada, volvería a practicar con el grupo diez días o una semana antes de enfrentar a River, partido que no se piensa perder.

Sin embargo, el lateral no es el único con problemas físicos. El miércoles, Ricardo Noir y Julio César Cáceres también terminaron con dolores. El delantero sufre una fatiga en el isquiotibial derecho mientras que lo del central es una tendinitis en aductor diestro. El análisis de Ischia es diferente para ambos: como ante Tigre regresará Rodrigo Palacio, Tito no tendrá problema en sentarse en el banco de suplentes y jugar, si es necesario, algunos minutos. Pero el caso del paraguayo es distinto: si bien él mismo aseguró que si se siente bien quiere estar, el técnico no piensa arriesgarlo sabiendo que tiene un reemplazante como facundo Roncaglia, que siempre le respondió. Por eso, optaría por reservarlo con Tigre para que sí pueda jugar en Rosario y Mendoza. Es que la idea del DT es que para ambos partidos de visitante estén todos los titulares. De hecho, viajarán en un vuelo chárter de una provincia a la otra, sin pisar Buenos Aires. Para regresar, claro, con los seis puntos...